Cambiar parámetros

Idioma
Moneda
ES | € Cambiar
0
A todos los posts

Diez destinos fabulosos en Argentina

Desde las estruendosas aguas de las cataratas de Iguazú, en el norte, a las paredes de hielo del glaciar Perito Moreno en el sur, Argentina tiene multitud de maravillas impresionantes que explorar.

Mientras viajan por este país de Sudamérica, los visitantes podrán disfrutar de un montón de aspectos: la pasión de un partido de fútbol, el sensual contoneo de un baile de tango, el jugoso sabor de un bife de primera calidad, el triste vibrato de un cantante de música tradicional… Todo ello un deleite para los sentidos.

Las ciudades de Argentina rebosan cultura, sus calles adoquinadas y sus coloridos edificios coloniales laten con la música, las artes y la vida nocturna hasta altas horas de la madrugada. Los espacios deshabitados, desde la Patagonia a los Andes y los ricos humedales, son salvajes, vírgenes y espectaculares.

Al visitar Argentina, merece la pena que uno se tome su tiempo, ya que no es un país que pueda recorrerse en una visita fugaz. No solo porque abarque una vasta cantidad de terreno, sino porque cuenta con gran variedad de paisajes que visitar.

¿Cuáles son, por tanto, los destinos que no puede perderse en su viaje por Argentina? Estos son algunos de los lugares más emocionantes que ofrece este excitante país:

Buenos Aires

Conocida como “el París de Sudamérica”, Buenos Aires es una de las ciudades más elegantes y sofisticadas del continente. Contiene el equilibrio perfecto entre el estilo europeo y la pasión latina y transmite sensualidad y vida.

Tras haber pasado un día admirando el degradado esplendor de su arquitectura europea y el animado arte callejero moderno, puede ponerse las botas con un delicioso bife acompañado de copioso vino local. Le recomendamos que visite La Boca, uno de los vecindarios más coloridos de la ciudad y hogar de la Calle Museo Caminito, zona peatonal repleta de esculturas y casas pintadas de vivos colores.

A continuación, póngase el calzado de baile y prepárese para bailar tango hasta que amanezca, ya que el ambiente nocturno bonaerense se prolonga hasta primera hora de la mañana. Si quiere vivir de verdad la cultura local, vaya a una “milonga”, el club de tango social donde van a bailar los lugareños.

Tierra del Fuego

Tierra del Fuego es también denominada “el fin del mundo”, y con razón, ya que es el punto más meridional de Argentina antes de llegar a la Antártida. Situada en el extremo más al Sur del país, este accidentado paisaje es único en el mundo. Podrá ver escarpadas cumbres montañosas nevadas quebradas por glaciares rodeadas por lagos de agua cristalina. Si es usted amante de la naturaleza, le entusiasmará la idea de hacer senderismo entre los espectaculares montes y los densos bosques de esta remota y bella región.

La mayoría de las aventuras de esta zona comienzan en Ushuaia, la ciudad más meridional del mundo. A principios del siglo XX fue una colonia penitenciaria y actualmente es el punto de partida de intrépidas excursiones por los alrededores del Cabo de Hornos o a la Antártida. No deje de visitar el Museo del Fin del Mundo, que cuenta con multitud de intrigantes piezas sobre la historia natural de la región, la vida aborigen y las colonias penitenciarias de los inicios.

Salta

Salta es una ciudad hermosa y cautivadora. Fundada en 1582, es una de las ciudades históricas argentinas mejor conservadas y un destino muy popular en el noroeste del país.

Sus calles adoquinadas, sus iglesias ornamentadas, sus pulcras plazas públicas y su colorida arquitectura hacen de ella una delicia para explorar a pie. Sus céntricos cafés desprenden un delicioso romanticismo en el que los comensales dan sorbos a su copa de vino a la luz de las velas acompañados por músicos callejeros.

No se pierda la impresionante iglesia San Francisco, una de las iglesias coloniales más imponentes de la ciudad que es conocida por sus pilares blancos, su espectacular techo abovedado y su extraordinaria ornamentación interior.

Parque Nacional Los Glaciares

Este despampanante parque natural alberga el glaciar Perito Moreno, una increíble superficie de hielo de 30 km de largo, 5 km de ancho y 60 m de alto. Avanza cada día unos sorprendentes 2 m, lo que provoca que a partir de él se formen gigantescos icebergs del tamaño de un rascacielos. La mejor manera de ver esta maravilla natural es una excursión de un día en barco, desde donde pasará flotando junto a los icebergs y verá precipitarse al agua grandes placas de hielo.

La ciudad principal en el Parque Nacional Los Glaciares es El Calafate, un pequeño puesto fronterizo con el aspecto de una estación de esquí: un montón de cabañas de madera, cafeterías y tiendas de recuerdos. En ella se encuentra también el Glaciarium, un fascinante museo que relata la historia de los glaciares, cómo se forman y su comportamiento.

Cataratas del Iguazú

Uno de los espectáculos visuales naturales más impresionantes de Sudamérica y puede que del mundo entero. Abarcan la frontera entre Argentina y Brasil y son las mayores cascadas del planeta. Más altas que las cataratas del Niágara y el doble de anchas, estas cataratas son el resultado de una descomunal erupción volcánica que dejó una enorme grieta en la superficie de la tierra. Durante la temporada de lluvias, por ellas cae el increíble caudal de casi 13 000 metros cúbicos por segundo.

En su visita a las cataratas puede acercarse bastante al estruendoso muro de agua por la red de pasadizos y miradores instalados por toda la zona. También puede tomar una lancha motora hasta su base y aproximarse lo suficiente a ellas como para dejarse empapar por el agua.

Cerro Aconcagua

El Cerro Aconcagua es la cumbre más alta del mundo fuera de Asia, la réplica sudamericana al Everest, del que, de hecho, solo lo separan poco más de 1 800 metros. Está situado en la cordillera de los Andes, en la provincia de Mendoza, y puede visitarse en una excursión de un día desde esta ciudad.

Si es escalador profesional quizá quiera añadir la cima del Aconcagua a su lista de cosas que hacer en Argentina. Escaladores de todos los niveles encaran la ruta principal cada año y es un monte relativamente fácil de ascender, teniendo en cuenta su altura. El principal obstáculo que debe tener en cuenta es el mal de altura, así que le recomendamos que pase un tiempo en las montañas para aclimatarse a la altitud antes de emprender camino. Si planea hacer senderismo por el Cerro Aconcagua, esta es una espléndida guía.

Bariloche

Rodeada de montes nevados, bosques milenarios y lagos destellantes, Bariloche está sumergida en la salvaje belleza patagónica. Se encuentra en el Parque Nacional Nahuel Huapi, junto a la cordillera de los Andes.

En esta ciudad hay mucho que hacer, ya que es un lugar perfecto para el senderismo, la vela, los deportes de invierno y multitud de aventuras más. Es más conocida por ser un destino de esquí y la mayoría de los viajeros la visitan durante los meses de invierno, entre junio y septiembre, época en la que las pistas de Cerro Otto están totalmente cubiertas de nieve.

Ofrece también una deliciosa gastronomía y carta de vinos, además de excelentes bares con magnífica música en directo. En los restaurantes locales encontrará una interesante fusión de cocina europea de alta calidad e ingredientes autóctonos genuinos como piezas de caza silvestre, carne ahumada, pescado, frutas del bosque y queso.

Córdoba

La segunda ciudad más grande de Argentina, conocida por su bella arquitectura colonial y su boyante escena artística y cultural. Al contar con multitud de universidades, su población es una de las más jóvenes y vitales del país.

Le recomendamos visitar la feria de artesanía al aire libre, que se celebra el fin de semana por la tarde en el centro y donde se vende de todo, desde juguetes a ropa o joyería forjada a mano. A continuación puede deambular por el barrio de Guemes, zona a la última donde encontrará multitud de bares y restaurantes bohemios y a la moda. El mejor lugar para bailar la noche entera es Tsunami Tango, un gigantesco club de tango que imparte clases de martes a sábado.

Mendoza

Mendoza es sinónimo de vino, ya que esta soleada y seca región es ideal para el cultivo de la uva. Los viñedos de altas latitudes gozan de un clima continental, condiciones semiáridas y una óptima temporada de cultivo. Puede recorrer la región en autobús y pasar largas y cálidas jornadas probando Malbec, Syrah, Semillón, Torrontés y otras deliciosas variedades con mucho cuerpo.

Si le apetece, otra forma de disfrutar de los vinos de Mendoza es en bicicleta, recorriendo las viñas locales situadas en las inmediaciones de la ciudad. Es una forma estupenda de ver el campo y gozar de la tarde, aunque al final del día puede que le cueste un poco pedalear en línea recta.

Mendoza no es solo vino, sino también un punto de salida excepcional para muchas otras aventuras al aire libre como la equitación, el senderismo y el rafting, entre otras.

Estos son tan solo algunos de los lugares más espectaculares que visitar en Argentina. ¿Cuál es su favorito? Y recuerde: mientras viaja, puede permanecer conectado con nuestro plan de datos de 1 GB de Zona B y ahorrar hasta un 85 % en costes de itinerancia.